sábado, 13 de octubre de 2018

Seguir a Dios sin condiciones, 28 del Tiempo Ordinario, Ciclo B

28º del Tiempo Ordinario,  Ciclo B
Sabiduría 7,7-11; Salmo 89; Hebreos 4,12-13; Marcos 10,17-30
14 de octubre de 2018


P. Chava, SVD

Seguir a Dios sin condiciones, es darse por completo a plan salvación de Dios en nuestras vidas. Tener a Dios como referente en nuestras vidas, es la mejor decisión que podemos hacer, para la construcción del Reino de Dios en nuestro tiempo real, aquí y ahora.

En la primera lectura el autor quiere poner como máxima de vida el valor de la sabiduría, vivir conforme a la tradición basado en hacer la voluntad de Dios; porque muchas gentes poco a poco van valorizando otra cultura y tradiciones olvidándose de su pasado, de su cultura y religión. Unámonos a Dios diciendo Salmo 89 “Sácianos de tu misericordia, Señor”.

P. Chava, SVD
En la segunda lectura nos enseña que la Palabra de Dios, es tan importante en nuestra vidas, que no nos podemos olvidar de sus enseñanzas como guía de vida en la parte moral y forma de ser, por eso ante Dios nuestro actos serán buenos o malos conforme a la voluntad de Dios y su plan de salvación, con la construcción del Reino de Dios.

En el Evangelio, Jesús nos dice: que para ganarse la vida eterna, no sólo basta con cumplir la ley de Dios, es decir, los mandamientos que Señor nos manda cumplir, sino también implica ser generoso con los más necesitados y seguir a Jesús, pues renunciar a los bienes materiales significa total  confianza en Dios. Y los que ya lo hacen, saben que Jesús les dice que en vida ya reciben su recompensa, recibirán el ciento por uno por cada renuncia, además de ganar la vida eterna en el futuro.
P. Chava, SVD
Amar a Dios y al dinero no es compatible, por eso tenemos que tomar decisiones que implícitamente nos llevan a renuncias, pero en cada renuncia viene seguido un compensación, pero no olvidemos que también puede venir en ocasiones: “tiempos de persecución” por causa de anunciar la Buena Nueva. Sin embargo seguir a Jesús nos da garantía de alcanzar la vida eterna en vida.


P. Chava, SVD: Misionero del Verbo Divino, Vicario de la Parroquia Nuestra Señora de Altagracia, Diócesis de Madrid, España

 

 

 

domingo, 7 de octubre de 2018

El matrimonio, 27º del Tiempo Ordinario – Ciclo B

27º del Tiempo Ordinario – Ciclo B
Génesis 2,18-24; Salmo 127; Hebreos 2,9-11; Marcos 10,2-16 
Domingo, 7 de octubre de 2018
P. Chava, SVD
El matrimonio, es legitimo y valido para la Iglesia, cuando el hombre y la mujer deciden unir sus vidas, de forma voluntaria, con total libertad, consientes de los compromisos a cumplir como un matrimonio cristiano, como por ejemplo: amarse y respetarse para toda la vida, mostrando su fidelidad entre ellos mismo tanto en la pobreza como en la riqueza, en la salud como en la enfermedad; en aceptar y tener los hijos que Dios les dé y educarlos con amor y enseñarles a tener fe en Dios, cumpliendo los deberes sacramentales; por tanto motivados por el amor entre ellos y deseosos de la bendición de Dios para su matrimonio, los novios mostrarán su consentimiento delate del ministro de la Iglesia (Diacono o Sacerdote), y de la comunidad cristiana, creyendo en el amor eterno y en la bendición de Dios, al unir sus vidas, por una eternidad.
En el libro de Génesis, como Dios hizo todo canto existe, el culmen de toda la creación fue el hombre y la mujer, desde entonces el hombre se unirá a su mujer para formar una nueva familia. Teniendo fe en Dios el creyente proclamara el Salmo 127 “Que el Señor nos bendiga todos los días de nuestra vida”.

En la carta a los Hebreos reflexionamos que Jesús asumiendo su condición humana, experimento la muerte. Jesús siendo también Dios de condición divina, se hizo mortal, y su muerte cobro sentido cuando murió para la salvación de la humanidad. Por eso Dios lo enaltecerá sobre todo el género humano y divino, será el Rey de reyes, y  con su encarnación nos unió a él, a tal grada que le podemos decir hermano Jesús.
P. Chava, SVD
 
En el evangelio Jesús rechaza la justificación los fariseos para repudiar a la mujer por la ley de Moisés, y les recuerda el pasaje del Génisis: “Lo que Dios ha unido que no lo separé el hombre”. Pues quien se separa de su esposa o esposo lo orilla a pecar, cometiendo infidelidad en el matrimonio, es decir, cometer adulterio. Por otra parte Jesús nos enseña a cuidar de los niños y volvernos como niños, para entrar en el Reino de Dios.
 
P. Chava, SVD
 
El matrimonio cristiano es la Iglesia domestica, es la célula de la sociedad, y este se logra por el amor entre el hombre y la mujer para hacer un proyecto de vida en comunión con Dios y su Iglesia; de familia cristiana busca su autorrealización en familia unida por el amor de los conyugues y la bendición de Dios, por eso “Lo que Dios ha unido que no lo separé el hombre”. Hay una crisis de valores y de conceptos de perpetuidad, como es la fidelidad, el amor eterno, el respeto entre los miembros de la familia.  Dios es amor, y pide que todos sus hijos e hijas se amen, por lo mismo el matrimonio es una buena expresión de amor.
 
P. Chava, SVD: Misionero del Verbo Divino, Vicario de la Parroquia Nuestra Señora de Altagracia, Diócesis de Madrid, España

sábado, 29 de septiembre de 2018

Dios es Uno.  26º Tiempo Ordinario, Ciclo B

26º Tiempo Ordinario, Ciclo B
Números 11,25-29; Salmo 18; Santiago 5,1-6; Marcos 9,38-43.45.47-48
Domingo, 30 de septiembre de 2018


P. Chava, SVD
Dios es uno y quiere que sus hijos seamos uno en Él, es decir, en un trabajo en conjunto para sanar y dar amor a la humanidad en su nombre.

Moisés, aprueba la profecía de Eldad y Medad, porque ellos también fueron ungidos por Dios, aunque no estuvieron en la tienda del Señor y tampoco pertenecieran al grupo de Moisés, sin embargo profetizaban al pueblo para hablarles de Dios. Dios llama a sus elegidos, por tanto, la elección es divina y no humana, para profetizar. Por eso el creyente dirá el salmo 18 “Los mandatos del Señor son rectos y alegran el corazón”.
P. Chava, SVD
Santiago denuncia las injusticias de los poderosos y de los ricos, que se basan en sus bienes acumulados, estos bienes les dan poder y prestigio, incluso les lleva al deseo de acumular más a costa del sufrimiento del débil. Por eso Santiago les dice que sus días de gloria se acabaran, para que surja una nueva realidad donde el ser humano ya no dependa del bien económico, sino de la justicia de Dios.

Jesús educa a sus discípulos a no ser envidiosos y si a trabajar en equipo, en grupo o en comunidad aunque el otro no pertenezca al mismo grupo. Les advierte la necesidad de cuidar a los pequeños y no ser causa de escándalo, evitando el pecado.
P. Chava, SVD
Dios es el que llama y escoge a sus elegidos, el Señor es el que capacita a sus elegidos para predicar, liberar, y formar un pueblo. Por eso Señor enseñamos amarnos los unos a los otros, capacítanos para trabajar en comunidad, a pesar de nuestras diferencias, raciales, culturales, religiosas y políticas.

P. Chava, SVD: Misionero del Verbo Divino, Vicario de la Parroquia Nuestra Señora de Altagracia, Diócesis de Madrid, España

jueves, 13 de septiembre de 2018

El poder, 25º Tiempo Ordinario, Ciclo C

25º Tiempo Ordinario, Ciclo C
Sabiduría 2,12.17-20; Salmo 53; Santiago 3,16–4,3; Marcos 9,30-37
23 de septiembre de 2018

P. Chava, SVD
  ¿El poder destruye o construye al ser humano?; dependiendo de la formación de cada uno y sus circunstancias hará que su vida sea una oportunidad para servir y hacer que la vida se prolongue por muchos años o para destruir y fulminar al más débil.

En el libro de sabiduría encontramos la maldad del impío que atenta contra el bienestar y vida del creyente, es decir, del justo. Lo someterán a prueba con tantos agobios y comprobaran su fe en Dios. Por eso el justo confía en el Señor cantará el  Salmo 53 “El Señor sostiene mi vida”.
Santiago advierte a los de su comunidad cristiana, que la envidia, la rivalidad, codicia, como deseos desenfrenados trae guerras y mucha maldad en los hombres por eso os invita a tomar la sabiduría celestial que busca la paz, la siembra y la fomenta en las comunidades y esto en consecuencia trae justicia y armonía.  
P. Chava. SVD
En el evangelio Jesús anuncia que va a padecer, y resucitar al tercer día, lo hace en privado y en la montaña, pero nadie se atreve a cuestionarlo. Sin embargo ya en Cafarnaún los discípulos se muestran inquietos y Jesús los interroga, al darse cuenta que ellos buscan el poder, porque entre ellos se preguntan ¿quién es el más importante?; Jesús les enseña que él  quiera ser el más importante que se ponga a servir a todos y que sea el último de todos; añadió quien acoge a un niño en su nombre también recibe a Dios.

En un mundo donde el poder se rige por el valor económico, político y religioso, esta la tentación de mal emplear el poder para explotar y esclavizar al ser humano. Por eso Jesús y Dios insistirá a sus seguidores, que no se olviden de ser justos con los demás, para eso pide educar los corazones en no desear poder sino que deseen ser hombres de paz, justicia y amor. Pues el ser humano que es capaz de amar podrá salvar a la humanidad de la misma maldad del ser humano.

P. Chava, SVD
 P. Chava, SVD: Misionero del Verbo Divino, Vicario de la Parroquia Virgen del Alba, Alcorcón,   (Diócesis de Getafe),  Madrid, España.

 

El dolor de los que sufren, 24 Tiempo Ordinario, Ciclo-B

24 Tiempo Ordinario, Ciclo-B
Isaías 50,5-9ª; Salmo 114; Santiago 2,14-18; Marcos 8,27-35
16 de septiembre de 2018

P. Chava, SVD
 
En un mundo donde el dolor de los que sufren es tan evidente, donde las decisiones se tienen que hacer pensando en todas las consecuencias, y muchas veces se escoge el mal menor: “el mal que haga menos daño”. El Señor no apenas nos pide un poco de nosotros sino una totalidad, todo nuestro ser, es decir, lo que somos y lo que tenemos.

Isaías que vivió el exilio del pueblo de Israel en Babilonia trata de consolar al pueblo al narrarles sobre: “el siervo fiel que sufre ultrajes”, pero este siervo es consolado con la presencia de Dios. Pues en su debilidad es fuerte con Dios. Y sólo le basta sentir la presencia de Dios para salir de la tribulación con una gran fortaleza en el Señor. Por eso cantaran los fieles al Señor el Salmo 114 Caminaré en presencia del Señor en el país de la vida.
 
P. Chava, SVD
Santiago predica que la fe se demuestra con las obras de caridad al hermano que está desprotegido. Pues la comunidad cristiana tiene que ser modelo de humanidad, de caridad, de fe, no podemos vivir indiferentes ante el dolor y sufrimientos de nuestros hermanos que les faltan cosas para vivir con dignidad.

Jesús anuncia en la forma en que Él ha de morir y añade que quien quiera ser fiel al Señor y salvarse, tiene que renunciar a su vida y cargar con su cruz. La ironía es que donando la vida es como se salva la vida, pues quien entrega su vida por amor a Jesús y su mensaje de salvación, obtendrá la vida eterna y seguirá unido a Cristo.

La vida entregada del cristiano es una vida vivida en el amor, y fidelidad a Dios y a la humanidad, pues quien lo da todo, salva a la humanidad de olvidarse del hombre que tiene menos que él. Estamos viviendo tiempos difíciles, donde tenemos que sacar lo mejor que tenemos: el amor al prójimo y a Dios.

P. Chava, SVD
P. Chava, SVD: Misionero del Verbo Divino, Vicario de la Parroquia Nuestra Señora de Altagracia, Diócesis de Madrid, España.

lunes, 3 de septiembre de 2018

El Señor dará su auxilio, 23 Tiempo Ordinario, Ciclo B

23 Tiempo Ordinario, Ciclo B
Isaías 35, 4-7ª; Salmo 145; Santiago 2, 1-5; Marcos 7, 31-37
9 de Septiembre de 2018
 
P. Chava, SVD

El Señor dará su auxilio, en un mundo donde se distribuye mal los bienes naturales, donde el más fuerte en poder económico dicta las leyes. ¡Qué la esperanza de salvación en Dios, nos liberé del mal que produce el ser humano, cuando se torna egoísta y no comparte nada y esclaviza a su hermano en desgracia!

Isaías, dice a los cobardes de corazón que sean fuertes y que ya no teman, pues el mismo Señor los salvará y reparará los daños, y pone como señales lo que era imposible, se vuelve realidad: donde había sequia, surgirá el agua, donde había un daño físico, se restaurará; el ciego verá, el mudo hablará, el sordo oirá, el cojo hasta brincará. Dios hará nuevo todo lo creado. Habrá tanta alegría que todos cantarán el Salmo 145, ¡Alaba, alma mía, al Señor!

P. Chava, SVD
 
Santiago, dice que no hay que vivir la liturgia con distinciones humanas, donde tratamos bien a las personas por su apariencia, poder y opulencia, en vez de eso hay que tratarlas con generosidad incluso a los que no tienen nada que dar, es más dice que: ¡los pobres!, son los privilegiados del Señor;  ellos serán pobres en muchas cosas, pero Dios los sacará de su pobreza para hacerlos ricos en la fe y ellos serán los herederos del Reino de los Cielos, y a todos los que aman a Dios.

Jesús pasó por el Territorio de Tiro, en Sidón, camino del lago de Galilea, atravesando la Decápolis, ahí obraría un gran milagro, hacer oír y hablar a un sordo mudo, cumpliendo así los símbolos de libertad para el pueblo de Israel, en tiempos en que son oprimidos romanos, no pueden hablar con libertad y son oprimidos.

 

P. Chava, SVD
Dios da libertad, da seguridad y restablece lo creado. Muestra su poder de dar vida en situaciones de muerte. Por eso la comunidad cristiana tiene que imitar a Dios, en crear esperanza en situaciones de muerte, ayudar a los necesitados, educar al ignorante, dar de comer al hambriento, así ir sanando los corazones de tanta gente que sufre la falta de hogar, paz, trabajo, pan, etc.; El cristiano se convierte en los pies, brazos, manos, boca y ojos de Dios cuando consuela y sana al que sufre.

P. Chava, SVD: Misionero del Verbo Divino, Vicario de la Parroquia Nuestra Señora de Altagracia, Diócesis de Madrid, España.

domingo, 2 de septiembre de 2018

El origen del mal y del bien, 22º del Tiempo Ordinario, Ciclo B


22º del Tiempo Ordinario – Ciclo B
Deuteronomio 4,1-2.6-8; Salmo 14; Santiago 1,17-18.21b-22.27; Marcos 7,1-8.14-15.21-23
2 de septiembre de 2018

P. Chava, SVD
El origen del mal y del bien son los sentimientos y pensamientos del ser humano. Somos educados para sentir y pensar, y durante nuestras vidas nos enseñan a distinguir lo bueno y lo malo, pero al final cada hombre y mujer usa su libertad y hace lo que manda su corazón o su mente.

Moisés da mandatos y decretos al pueblo de Israel como la voluntad de Dios, para cumplir la voluntad divina, y esto les traerá estabilidad, unidad y fortaleza como pueblo. Por eso los fieles puede cantar el: Salmo 14 Señor, ¿quién puede hospedarse en tu tienda?


El apóstol Santiago pide a los cristianos que asuman la palabra de Dios, como parte de su vida y para ser auténticos tiene que practicar la caridad cristiana como atender a los más desprotegidos como lo fueron en su época el huérfano y la viuda. Y de esta manera su fe y su religión serán autenticas ate Dios y los hombres.

P. Chava, SVD
 Jesús nos hace tomar conciencia que del corazón del hombre, salen los malos propósitos, las fornicaciones, robos, homicidios, adulterios, codicias, injusticias, fraudes, desenfreno, envidia, difamación, orgullo, frivolidad; es decir, si el hombre lo siente, lo piensa se hará realidad algún día, por eso el hombre tiene que purificarse desde dentro, es decir, del corazón y de la mente, rechazando o reprimiendo todo lo malo que pueda salir de él.

Las lecturas nos invitan a tomar el buen camino, hacer la voluntad de Dios y construir el Reino de Dios y su justicia, pero no siempre lo hacemos. Por eso hay mucha maldad en el mundo, y en consecuencia mucho sufrimiento. Si aprendiéramos a controlar nuestros sentimientos y pensamientos para obrar el bien, el mundo sería un mundo de paz, amor y servicio.
P. Chava, SVD
P. Chava, SVD: Misionero del Verbo Divino, Vicario de la Parroquia Nuestra Señora de Altagracia, Diócesis de Madrid, España.