martes, 3 de julio de 2018

El profeta es mensajero de Dios, 14º Tiempo Ordinario, Ciclo-B

14º Tiempo Ordinario,  Ciclo-B
Ezequiel 2,2-5; Salmo 122; 2 Corintios 12,7b-10; Marcos 6,1-6
8 de julio de 2018

P. Chava, SVD
 El profeta es el mensajero de Dios, es el Señor que lo legitima para hablar en su Nombre, el profeta es el sirviente de Dios, capaz de soportarlo todo en su Nombre. El profeta anuncia la Palabra de Dios y denuncias los pecados y las injusticias del pueblo, el profeta se convierte en la conciencia de Dios en medio del Pueblo.

Ezequiel, es llamado por Dios para que sea un profeta en medio del pueblo de Israel, que sea testigo de la presencia de Dios en medio de un pueblo rebelde, que muchas veces: “pasa de la voluntad de Dios”, es decir, no le hace caso. El profeta será la conciencia que advertirá de los pecados y maldades que comete el pueblo. Porque Dios no quiere la muerte del pecador sino que se arrepienta y cambie el pueblo de su maldad el creyente dirá el salmo 122: “Nuestros ojos están en el Señor, esperando su misericordia”.

P. Chava, SVD
 

Pablo, está pasando por momentos muy difíciles, tiene mala salud, lo insultan y persiguen, y mismo así su fe no decae sino al contario aumenta, pues su consuelo y su fortaleza es el Señor que le dice: que su “gracia” lo sostendrá en la tribulación. Pablo entiende que en tanto más débil es él como hombre es más fuerte con el Señor, pues sabe que Dios lo protege y lo libra de todo los males que le pudiera afectar.
 Jesús, experimenta el dicho popular: “nadie es profeta en su propia tierra”, porque la gente que lo conocen a él y a toda su familia los descalifican por venir de una familia humilde y sencilla, sólo es un carpintero no tiene preparación aparente sobre las escrituras, para el pueblo no son importantes en su comunidad, por eso no tienen fe en Jesús y por consiguiente Jesús no llega hacer ningún milagro en su comunidad de origen.
 Las lecturas de hoy, nos estimulan a oír la palabra de Dios, a entender e interpretar su mensaje para poderlo vivir y poner en práctica. Pero esto no es posible sin que alguien nos hable de Dios: en la familia, en la Iglesia, en la comunidad, en la escuela, en el trabajo, en fin Dios necesita todos los días de gente que asuma el reto de ser su profeta en medio del pueblo de Dios.

 
P. Chava, SVD
P. Chava, SVD: Misionero del Verbo Divino, Vicario de la Parroquia Nuestra Señora de Altagracia, Diócesis de Madrid, España.

sábado, 30 de junio de 2018

La muerte es superada, 13º del Tiempo Ordinario, Ciclo B

13º del Tiempo Ordinario, Ciclo B
Sabiduría 1,13-15;2,23-24; Salmo 29; 2 Corintios 8,7.9.13-15; Marcos 5,21-43.
1 de julio de 2018

P. Chava, SVD
La muerte es superada por la vida que da y sostiene el Señor. Pues Dios crea la vida la nada. Dios mantiene la vida incluso después de la muerte. Por tanto el Señor está por encima de la muerte, dando vida eterna, regenerando la vida ya creada.


El narrador del libro de Sabiduría, nos dice que Dios no creo el mundo y al ser humano para la muerte, su fin último no es la muerte, y mucho menos goza el Señor con el sufrimiento del ser humano, nos dice que Dios creó el hombre para  que tenga vida, incluso que llegue a alcanzar la inmortalidad, por ser imagen de su propio ser. El narrador disculpa a Dios, diciendo que la muerte es ajena a Dios y si obra del mal, y todo el que se una este mal perecerá con él. Por eso el creyente alaba a Dios: con el Salmo 29 Te ensalzaré, Señor, porque me has librado”.

 

Pablo, exhorta a los cristianos a que se igualen con Cristo en ser generosos. Pues Jesús con humildad se abajo así mismo y se hizo uno igual a todos. El pensamiento de Pablo es buscar una comunidad más justa donde no exista la pobreza y la carencia, pues al que le falte el sustento o cualquier otro bien tiene que ser ayudado por su hermano de comunidad. Qué el opulento, aprenda a compartir y ser coherente con su fe en amar y ayudar a su prójimo.

P. Chava, SVD
Jesús, hace dos milagros a partir de la fe de las personas involucradas. Sana a dos mujeres, una muy enferma y a otra le despierta de la muerte. Mostrando el poder curador de la fe en Jesús y los increíbles milagros que se conseguí con creer, tocar, solicitar su intercesión en la vida del ser humano.

P. Chava, SVD
La humanidad experimenta el amor de Dios, con la vida y con la conciencia de un Dios creador de todo lo creado, por tanto Dios nos invita a confiar en su poder de sanar y dar continuidad a la vida con su palabra y sus acciones que afectan a nuestra vida, el ser humano en agradecimiento comienza a generar la fe en Dios y a publicar abiertamente que Dios es el Señor de la vida, venciendo así a el poder de la muerte y de todos males que lleguen a afectar al ser humano.

  P. Chava, SVD: Misionero del Verbo Divino, Vicario de la Parroquia Nuestra Señora de Altagracia, Diócesis de Madrid, España. 

P. Chava, SVD

viernes, 8 de junio de 2018

El Reino de Dios, 11º Tiempo Ordinario, Ciclo B

11º Tiempo Ordinario- Ciclo B
Ezequiel 17,22-24; Salmo 91; 2 Corintios 5,6-10; Marcos 4,26-34
17 de junio de 2018


 

P. Chava, SVD
El Reino de Dios, es la fuerza vital de Dios que crece en el corazón y en las mentes de las personas, y es transmitida por el Evangelio, es decir, la Buena Nueva. Nos dice Jesús busca primero en el Reino de Dios y su justicia, los creyentes miembros de la Iglesia o una comunidad cristiana, hacen visible el Reino de Dios cuando se respira un ambiente de amor, caridad, perdón, paz, justicia, y lo hacen en nombre de Dios.

P. Chava, SVD
Ezequiel, nos dice  que el poder de Dios es tan grande y tan fértil que de la nada o de lo pequeño hace grandes maravillas, estas palabra son palabras de aliento para el pueblo de Dios que con parado con los demás pueblos son nada. Pero Señor hará del pueblo de Israel el más grande de todas las naciones. Por eso el creyente puede cantar: Salmo 91: “Es bueno darte gracias, Señor”.
P. Chava, SVD
Pablo, el Señor es juez de nuestras vidas y por tanto de nuestras acciones, por eso con la confianza plena en Dios por el fe lucharemos en este vida hasta que tengas el gusto de estar enfrente del Señor, para que mida nuestras acciones, pensamientos, obras, en fin todo lo relacionado a nuestras vidas.

Jesús, habla del Reino de Dios en parábolas, como la semilla de trigo o como la de mostaza, estas son pequeñas, crecen y se desarrollan, dan fruto o sostienen el nido de varios pájaros. Es el ejemplo claro que “la semilla”, es decir, la palabra de Dios es sembrada en los corazones de los creyentes, crece, y mismo sin darse cuenta crece a una velocidad y a una fuerza, como es la presencia de Iglesia en el mundo, pues ella ha crecido por las enseñanzas de Jesús y sus doce Apóstoles y ahora a nivel mundial somos millones de cristianos.




P. Chava, SVD

El mensaje central de Jesús es el Reino de Dios, la Buena Nueva que viene a liberar a los hombres y mujeres que viven en pecado, que son oprimidos por el mismo hombre y sus estructuras, por eso Jesús nos invita a vivir en una comunidad donde se respete la dignidad de ser humano; donde no será excluido nadie, sino al contrario somos llamados a crear este Reino de Dios desde los corazones y mentes de las personas.


 P. Chava, SVD: Misionero del Verbo Divino, Vicario de la Parroquia Nuestra Señora de Altagracia, Diócesis de Madrid, España. 
 

                                                                 EL REINO DE DIOS
                                                      https://youtu.be/4iDapYVupP8


sábado, 2 de junio de 2018

Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo

Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo 
Éxodo 24,3-8; Hebreos 9,11-15; Marcos 14,12-16.22-26
Domingo, 3 de junio de 2018

P. Chava, SVD
  “Tomad y bebed”, es el mandato de Jesús: “esto es mi cuerpo y mi sangre” que será derramada para hacer una nueva alianza entre Dios y la humanidad; al mismo tiempo quien comulga se adhiere a Cristo y recibe la vida eterna. Por tanto la eucaristía es sacramento y es la memoria viva de la presencia del Señor en el corazón de la comunidad. Hagan esto en memoria mía, nos dijo el Señor, y ya han pasado más de 2000 años; Y todo esto lo hacemos porque Jesús nos compra con su sangre, nos alimenta con su cuerpo y nos purifica inmolándose así mismo, en cada misa, en cada eucarística. Pues Jesucristo fue fiel al Padre quiso hacer la voluntad de Dios, salvando la humanidad al purificarnos de nuestros pecados y llevándonos así hacia el Padre con la construcción del Reino de Dios y su justicia aquí en la tierra.

Moisés, renueva la alianza del Pueblo de Israel con Dios, lo hace con los holocaustos y el derramamiento de sangre de los animales sobre el pueblo de Israel. El pueblo de Israel escucha los mandatos de Dios y se compromete a cumplirlos. El culto se vuelve liturgia que el pueblo debe repetir para no olvidar su alianza con Dios. Por eso el pueblo puede clamar a Dios con el Salmo 115 “Alzaré la copa de la salvación, invocando el nombre del Señor“.
P. Chava, SVD

El Discípulo, que nos narra la carta a los hebreos, ve el avance teológico que hace Jesús, ya no hay más muertes de seres inocentes para agradar a Dios, pues el mismo Hijo de Dios (Jesús) que se ofrece para derramar su sangre y con ello nos purifica y nos salva de nuestros pecados.

P. Chava, SVD
 Jesús, celebra la Pascua, la fiesta de la liberación del Pueblo de Israel del poder del Faraón de Egipto. En esta fiesta Jesús, mejor conocida como “la Última Cena”, el Señor instituye tres sacramentos: el de reconciliación, el orden Sacerdotal y la Eucaristía, lo hace con sus palabras y sus gestos. Todo en enmarcado con la memoria colectiva de la comunidad cristiana y con el mandamiento de Jesús, que nos amemos unos a otros y en eso nos reconocerán como sus discípulos.

 El Corpus Christi es la memoria viva de la presencia real de Jesús, en medio de su comunidad. El cristiano sabe que está Jesús ahí, por eso comulga junto con la comunidad y se alimenta de la palabra de Dios y de la eucaristía del Señor.  Por eso el cristiano está más unido a Cristo y a la comunidad cada vez que vive la palabra de Dios y comulga su cuerpo y su sangre.

P. Chava, SVD
  P. Chava, SVD: Misionero del Verbo Divino, Vicario de la Parroquia Nuestra Señora de Altagracia, Diócesis de Madrid, España. 

viernes, 25 de mayo de 2018

Viva Dios Uno y Trino, Santísima Trinidad, Ciclo B

Santísima Trinidad - Ciclo B
Deuteronomio 4,32-34.39-40; Salmo 32; Romanos 8,14-17; Mateo 28,16-20
Domingo, 27 de mayo de 2018

P. Chava, SVD
"Que viva Dios Uno y Trino en nuestros corazones y en los corazones de todos los hombres"  era el deseo de nuestro fundador Arnoldo Janssen, cuando se unió a Jesús y a su Iglesia en el proyecto de la evangelización, y construcción del Reino de Dios.

P. Chava, SVD
 Moisés, recuerda al pueblo de Israel, el poder de Dios, para liberar; para escoger a un pueblo y defenderlo; le recuerda que sólo hay un solo Dios y que este Dios exige ese respeto. El Señor es el Rey de reyes y Señor de Señores, y es el único Dios capaz de distribuir la tierra en una justa equidad; por eso el pueblo de Israel puede sentirse afortunado por ser el escogido de Dios.

Pablo, nos dice que recibimos un Espíritu que nos libera y que nos hace proclamar: “Abba” a Dios, es decir, nos hace descubrir que somos hijos de Dios en adopción. Con esa misma dignidad exigiremos respeto, unidad y fuerza en la comunidad de los creyentes, pues ante los ojos de Dios todos somos hijos y por tanto entre nosotros debemos tratarnos como hermanos en Cristo por la fe. Ya no debe existir ninguna división entre los creyentes, todos juntos formamos el nuevo pueblo de Dios.

Jesús, deja la orden a sus discípulos para ser los continuadores de la expansión del Reino de Dios con la evangelización, y reflejo de esa expansión son los sacramentos, la doctrina, la fe y la tradición cristiana. La Iglesia católica por más de 2000 años ha cumplido el mandato misionero de evangelizar a los pueblos bautizando en el Nombre del Dios Trinitario, y confirmando sus enseñanzas con la implantación de la Iglesia en diferentes rincones del mundo.
P. Chava, SVD
El reconocernos hijos de Dios en adopción es por la enseñanza de Jesús, un ejemplo claro es cuando nos enseña a orar a Dios con el “Padre Nuestro”; en Pentecostés recibimos la confirma por el Espíritu Santo y por eso todo bautizado es ungido con este mismo Espíritu de Dios. Todo es deseo de nuestro Padre Dios, por eso envió a al Verbo Encarnado, es decir, a Jesús para que nos revelara la voluntad de Dios para la humanidad; Dios quiere que todos los pueblos sean bautizados y educados conforme a la voluntad de Dios, en la construcción del Reino de Dios.
P. Chava, SVD

 P. Chava, SVD: Misionero del Verbo Divino, Vicario de la Parroquia Nuestra Señora de Altagracia, Diócesis de Madrid, España. 

 

sábado, 19 de mayo de 2018

Reciban al Espíritu Santo, Pentecostés, Ciclo B

Pentecostés, Ciclo B
Hechos de los Apóstoles 2,1-11; Salmo 103; Corintios 12,3b-7.12-13; Juan 20,19-23
20 de Mayo de 2018

P. Chava, SVD
Reciban al Espíritu Santo, es el mandato de Jesús, con este mismo Espíritu la Iglesia ha caminado a lo largo de los siglos, para trasmitir el poder de Dios, de santificar, curar, sanar, ordenar, perdonar, salvar vidas en fin el poder de Dios reside ahora en la comunidad cristiana, es decir, en la Iglesia. Y con esa misma autoridad la Iglesia evangeliza en el mundo.

P. Chava, SVD
Pentecostés, nos recuerda el nuevo caminar de la Iglesia, ahora con la fuerza del Espíritu Santo. Los discípulos del Señor reciben al Espíritu Santo en un fenómeno sobrenatural: “lenguas de fuego”. El poder de Dios se manifiesta en sus escogidos, los capacita para entrar en dialogo con la diversidad de culturas y razas, es un signo de la nueva evangelización, que no tendrá ningún límite en la tierra, el mensaje de salvación llegara a todo el género humano.  Por eso aclamamos al Señor con Salmo 103, “Envía tu Espíritu, Señor, y repuebla la faz de la tierra”.
P. Chava, SVD
Pablo, dice que todos los cristianos a pesar de las grandes diferencias culturales, juntos formamos “un solo cuerpo”: el de Cristo, y esto es por medio del Espíritu Santo, pues nos une, algunos tendrán distintos dones, ministerios y funciones pero todos tenemos en común un mismo Espíritu: el Espíritu de Dios, es decir, el Espíritu Santo. Por tanto todos formamos una misma unidad: tanto Dios Uno y Trino como el género humano, porque así Dios los quiso. 

Jesús, cuando resucitó se aparece en una ocasión a sus discípulos, les trajo la paz, y les dio autoridad para perdonar y retener pecados. Con el poder del Espíritu Santo, los discípulos y a quienes ellos se lo concedan transmitirán este mismo Espíritu Santo en los sacramentos de la Iglesia: Bautismo, Confirmación, Orden Sacerdotal.

P. Chava, SVD
En pentecostés los discípulos se renovaron y fueron enviados a evangelizar con el poder de Dios en el Espíritu Santo. El cantico que rezamos en pentecostés: “¡Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. Envía Señor, tu Espíritu, y todas las cosas serán creadas y se renovará la faz de la Tierra!...” Nos recuerda el gran poder de Dios para renovar su creación, y es el hombre que se renueva cada día que se une a Dios por medio de la oración pero sobre todo con el Poder de Dios Uno y Trino.
P. Chava, SVD

 P. Chava, SVD: Misionero del Verbo Divino, Vicario de la Parroquia Nuestra Señora de Altagracia, Diócesis de Madrid, España. 

 

 

 

domingo, 13 de mayo de 2018

El inicio del caminar, Ascensión del Señor, Ciclo B

Ascensión del Señor - Ciclo B
Hechos de los Apóstoles 1,1-11; Salmo 46,2-3.6-7.8-9; Efesios 1,17-23; Marcos 16,15-20
Domingo, 13 de mayo de 2018
P. Chava, SVD
La Ascensión del Señor se convertirá en el inicio del caminar de los misioneros que son llamados por el Señor para llevar la Buena Noticia e implantar el Reino de Dios en la tierra. Jesús es el Señor de señores, el Rey de reyes. Los misioneros tienen la bendición de Dios para cumplir la misión que se les encomendó.  
Lucas, nos narra la Ascensión del Señor, que fue cuarenta días después de la Resurrección de Jesús. El Señor se aparece de nuevo a sus apóstoles y no deja ninguna duda de que ha resucitado de entre los muertos, porque Jesús come con ellos, probando que no es un fantasma u algún espíritu. Les insiste de que no dejen Jerusalén y que esperen ahí hasta la venida del Espíritu Santo que los bautizará con fuego. Al ser bautizados recibirán la fuerza de Dios para salir a predicar la buena noticia desde Samaria hasta los confines del mundo. El creyente por eso proclama: Salmo 46 “Dios asciende entre aclamaciones; el Señor, al son de trompetas”.
P. Chava, SVD
Pablo, reza al Padre de la vida, para que dé a los cristianos el Espíritu Santo y les revele que Dios ha colocado a Jesús a su derecha como príncipe de las naciones presentes y futuras, sobrenado de cuanto existe. El poder del Padre es superior a todo, a tal grado de resucitar a Jesús, por eso los creyentes comprenden el gran poder de Dios sobre el mundo. Y desde entonces la Iglesia se tornaría en el cuerpo visible de este poder, siendo ella el cuerpo místico de Cristo.
P. Chava, SVD
Jesús, transmite su poder a sus misioneros: para que proclamen la Buena Noticia,  para que tengan autoridad para bautizar y salvar; para predicar en nuevos idiomas; para sanar a enfermos con la oración e imposición de manos; para que ningún mal les dañe, ni siquiera el demonio. Después de darles autoridad y responsabilidades a cumplir; el Señor Jesús ascendió al cielo y se sentó a la derecha del Padre. El evangelio llegaría hasta los confines del mundo y los misioneros del Señor son bendecidos y acompañados por Dios en la misión para que proclamen la Buena Nueva a la humanidad entera por los siglos de los siglos.
P. Chava, SVD
La misión que Jesús nos da a los cristianos es la de no olvidar su mensaje, y para ello pide a cada cristiano y seguidor suyo que dedique parte de su tiempo, trabajo y bienes para el servicio de la construcción del Reino de Dios aquí en la tierra. Por eso la Iglesia como cuerpo visible de Jesús aquí en la tierra tiene el deber y el derecho de administrar los bienes recibidos para la misión y organizar a los misioneros para la labor de evangelización en las realidades donde este: en las Iglesias, comunidades cristianas, caritas, hospitales, en la educación, y cualquier tarea que haga un cristiano, para dar vida en nombre de Dios.
P. Chava, SVD: Misionero del Verbo Divino, Vicario de la Parroquia Nuestra Señora de Altagracia, Diócesis de Madrid, España. 
Ascensión del Señor